lunes, 23 de febrero de 2009

The story (I was made for you)

El viernes salí. Una noche con muchas cosas: mucha cena, mucho vino, mucha cerveza, muchas copas en Incógnito y mucho andar. Y una despedida de una amiga que ha sido mi compañera de despacho durante casi dos años.

(Dale al play del video y sigue leyendo...)



A las cuatro de la mañana, con las manos en los bolsillos y un nudo en la garganta me encaminé hacia casa. Casi cuarenta minutos hasta mi cama, que andé con mucho gusto. Hacía siglos que no hacía ese camino a pie. En este invierno porque el frío y la lluvia no invita. En verano porque no estaba de humor.

En mis primeros meses lisboetas casi todas las semanas lo hacía una o dos veces. Eran los sábados de quedar con mi Martiiiineeees para tomarnos unos copos en el Bairro Alto. Y ha llovido mucho desde entonces. Y sobre todo, ha llovido mucho desde la primera vez que hice ese camino.

Fue un viernes en el que andaba desesperado a la búsqueda de piso. Atravesé Lisboa en medio de una confusión de tráfico y llegué corriendo a Alcântara. Pasé por primera vez bajo el puente (durante semanas no podía evitar mirar hacia arriba cada vez que pasaba bajo aquél puente, como si fuera a caerse de un momento a otro). Vi el piso y no me convencía. Demasiado pequeño, demasiado cerca del puente, no conocía el barrio (en realidad no conocía ninguno...), está tan lejos de la zona moderna (¿a quién le interesa la "zona moderna" de Lisboa?)...

Decidí dejar el coche allí aparcado y explorar la zona. En realidad, lo que hice fue irme andando desde el piso hasta el Chiado. Aquella noche las calles me parecieron oscuras, sucias, no sabía si inseguras o no, no veía a mucha gente por la calle. Había muchos edificios viejos, destartalados, muchos edificios en recuperación, muchos callejones y muchos bares de barrio. Lo reconozco, estaba mentalmente bloqueado, sólo buscaba excusas para sentirme desubicado y volverme a Murcia...

Pero fue pasando el tiempo, y empecé a mirar Lisboa con otros ojos y con menos prejuicios. Empecé a ver la belleza de la simpleza de sus edificios, de los azulejos, de las sábanas blancas colgadas en las ventanas, de las señoras arrugadas asomadas a la ventana, del olor a sardinha assada y a frango no churrasco. El encanto de los bares de barrio, con la ementa en la puerta y el género expuesto (a veces incluso vivo) en la vitrina. De los colores vivos de las fachadas restauradas y, sobre todo, de los colores muertos, apagados de las fachadas viejas, enmohecidas y sucias de contaminación. De sus faroles amarillentos, De sus eléctricos, con niños colgados de la parte de atrás. Me acostumbré a los arrumadores, a aparcar en cuesta, y a conducir a la portuguesa (ahora incluso suelto algún foda-se! o un cabrao! cuando voy al volante.) Me acostumbré a mirar al suelo buscando el adoquín suelto, y a mirar al horizonte en cada miradouro. Me acostumbré a callejear sin rumbo, porque en cada callejuela te encuentras un mundo. ¿No te apetece una SuperBock?

Y entonces me dí cuenta de que me había enamorado irremediablemete de esta ciudad.

PS: Llevo desde enero con mucho trabajo... y voy a seguir así hasta al menos mayo, así que este blog va a volver a entrar en modo intermitente...

17 atrevidos comentarios:

Eduardo dijo...

No me digas que vives cerca del Calvário??? Una amiga mía vivió allí casi 3 años, y yo voy a aikido a la rua dos lusiadas dos veces por semana... Si nos habremos cruzado y todo.

MEG dijo...

Qué cosica más bonica de post. Me jode un montón (no te puedes imaginar cuánto) el no haber ido a verte.

Shepperdsen dijo...

* Dear Eduardo, no Calvário mesmo, a un pasico da Rua dos Lusiadas. Tu gimnasio no será el que está encima de los correos? Vamos a tener que tomarnos un café antes de que me vaya.

* Dear MEG, bueno, siempre nos quedará venir de visita los dos desde Murcia, en cuanto a mí me entren las saudades.

Eduardo dijo...

No,es el dojo que está enfrente. No sabía que te ibas ya. Nos van a dejar solos a los de Tudela. Pues habrá que tomarselo

* dijo...

muy bonico el post
ten cuidado con lo que escribes, que dan ganas de volver a visitarte!!
*

el escriba dijo...

Emocionante, sí Señor. Intuyo que está preparando su despedida de la ciudad do Tejo.

MM de planetamurciano dijo...

Pos espero ke esas intermitencias no se alarguen mucho y vuelva con post tan bonitos como este ke me acabo de merendar casi emocionao.

Gesualdo dijo...

Joder, Lisboa, no se puede tomar una cerveza, Superbock porsupuesto, mejor que viendo ponerse el sol sobre el "Tejo" en uno de los miradores de la Alfama. Y eso que ahora me da miedo volver, pero eso es otra historia.

Sr_Skyzos dijo...

Me he emocionado hasta yo.

Lisboa es para enamorarse. De la ciudad, de sus calles, de sus vistas, de su comida...

Shepperdsen dijo...

* Dear Eduardo, no es inmediato, aún me quedan unas cuantas (bastantes/demasiadas) semanas.

* Dear *, sólo acepto su visita si es el finde del 14 de marzo ;).

* Dear Escriba, intuye bien, ya sólo me falta asegurarme el sueldo.

* Dear MM, espero no ponerme tan melodramático para los próximos posts, o no voy a ganar para cleenex.

* Dear Gesualdo, ese miradouro concretamente debería ser patrimonio de la humanidad.

* Dear Sr.Skyzos, eso es porque usted piensa lo mismo que yo...

Odi Noyola dijo...

^-^

Peritoni dijo...

me temo que te quedas para siempre....

Sra. Amparo dijo...

Qué post más bonito!!
Se nota que la ciudad te ha calado... ¿Sabes que el cocinero este catalan... ays no me sale el nombre...Sergi Arola está totalmente enamorado de la ciudad y dice que su ilusion es poder vivir alli? Por poder, puede...

Sr_Skyzos dijo...

Me veo aprendiendo portugués y hablando con las vecinas en la puerta en mi jubilación...

Gárgamel dijo...

Pues puede que vuelvas en mayo a esta tu tierra pero que una parte de ti se va a quedar en Lisboa... fjo.

Shepperdsen dijo...

* Dear Peri, un trocito de mí se quedará aquí para siempre.

* Dear Amparo, la próxima vez que hable con Sergi, dígale que dejo un piso libre ;).

* Dear Skyzos, empiece ya...

* Dear Gárgamel, y yo me llevo conmigo una parte de Lisboa.

Anónimo dijo...

shep, a apenas unas pocas horas para coger el avion en lisboa de regreso a barcelona, me encuentro con este post tuyo y no puedo evitar unas lágrimas emocionadas. realmente supiste impregnarte del encanto de esta maravillosa ciudad. o cataluso.